23 de mayo de 2019

MENINA PATCHWORK SIN AGUJA



Supongo que ya conocen la técnica del patchwork sin aguja, llamada también patchwork embutido.
Según he leído, es una técnica japonesa conocida como "kinusayga", y una manualidad perfecta para darle uso a los sobrantes de tela y transformarlos en cajas decorativas, cuadros, portalápices y otros objetos u adornos.
Yo la había practicado en bolas de porexpam para la decoración navideña, tal como pueden comprobar pinchando AQUÍ, pero ahora la he hecho en un panel de cartón pluma con la idea de realizar un cuadro.



Busqué en Pinterest modelos para hacer teniendo en cuenta que no tuvieran mucha complicación, claro, y al final me decidí por el diseño de una menina.



No sabía cómo poner el fondo, así que le pedí ayuda a mi hijo, que me dibujó una perspectiva para el suelo y las paredes, y me aconsejó los colores, aunque no le gustaban las telas que había usado para el traje de la menina, pero eso ya no lo iba a cambiar...



La verdad es que a medida que añadía los trocitos de telas, iba tomando forma el cuadro y el resultado final me gustó más de lo que yo pensaba.
Miren el detalle del pañuelito que en esta imagen se aprecia mejor.

Lo llevé a enmarcar para colocarlo en mi cuarto de costura, cerca de la vidriera que ya les había enseñado y aquí están los dos colocaditos encima de mi querida máquina de coser.



Las animo a practicar esta técnica, ya que es bastante entretenida y no es difícil, aunque he visto algunos cuadros que son verdaderas obras de arte, pero para eso supongo que hará falta mucha práctica.

4 de mayo de 2019

ALPARGATAS Y BOLSA PLEGABLE



No, no piensen que me hice unas nuevas alpargatas. Ya les conté los problemillas que había tenido con las mías. Sin embargo, mi hermana Montse no tuvo problemas de sujeción y ella las hizo siguiendo el patrón establecido. Utilizó una tela de loneta rosa con topitos combinada con otra para el interior en color burdeos, igual que el remate del hilo.


Y aprovechando la tela que le sobraba, se hizo a juego una cartera-bolsa plegable y cerrada con cremallera, con un asa y un pequeño bolsillo en el exterior. La bolsa interior la hizo con tela chintz en rosa. Yo creo que le quedó un conjunto muy bonito y práctico.


Ya ella está pensando hacerse las siguientes.


21 de abril de 2019

MIS NUEVAS ALPARGATAS



En el grupo de Patchwork al que voy al Centro Ciudadano, Rosi nos sugirió hacernos unas alpargatas, y allá que lo intentamos algunas valientes, y hasta una ya va por las segundas... Yo, por ahora, me quedo con unas porque se me resistieron un poco, pero al final lo conseguí.



Compramos la suela de esparto en una lonería que hay en La Laguna y le cosimos la base con una fliselina adhesiva después de sacar el patrón.



Yo usé una tela de lino que tenía desde hace tiempo (ya me había hecho una funda para el móvil antiguo AQUÍ). La parte de delante y el talón, debidamente forrados, se van cosiendo a la suela con una especie de festón, después de señalar los centros correspondientes para que quede todo estupendo...




Pero mi gozo en un pozo... que si quieres arroz, Catalina... como todo no me podía salir bien a la primera, cuando ya tenía cosida una alpargata (menos mal que me la probé), me di cuenta que se me caía el talón al caminar, así que Rosi tuvo la idea de cortarlo y hacerme un apaño con un elástico forrado con la tela.



Al final creo que quedaron bastante bien. Aquí ven los detalles de la costura que, como habrán imaginado, es lo que más cuesta, porque tienes que usar una aguja super gruesa, yo lo hice con tres hebras juntas de hilo perlé, y a veces utilizar una especie de alicate con la punta curvada para poder sacar la aguja de la suela. Como dice la canción "valió la pena..."




Ahora sólo hace falta que venga un poquito de sol para quitarme los calcetines y disfrutar de mis "cholas" nuevas. Qué les parece?





13 de abril de 2019

PEQUEÑOS CHEFS



Tengo dos compañeras en clase de italiano que presumen de nietos. Son dos peques preciosos, de casi dos años que se llevan entre ellos diez días y ya se han hecho amiguitos. Como me cuentan las abuelas que les gustan mucho los cacharritos y cazuelitas de cocina, me apeteció hacerles un pequeño delantal a cada uno para que practiquen sin problemas de mancharse la ropa.




Utilicé las telitas que tenía a mano (delantera y trasera) que uní por los bordes con una cinta al bies, que al mismo tiempo sirve para hacer las lazadas, y le añadí un pequeño bolsillo delante con motivos culinarios.




Sé que los niños se quedaron contentos, pero la alegría de las abuelas me la demostraron con creces y aunque es un pequeño detalle, me siento recompensada con su agradecimiento. Enseguida se reunieron y me enviaron la foto de los niños, tan guapitos ellos, con los delantales puestos. No he querido que se vea el rostro porque no sé si les gusta que se publique y ahora tenemos la Semana Santa por delante, así que no las veré hasta pasadas las vacaciones.







24 de marzo de 2019

FUNDA ABANICO



No un abanico al uso, sino un abanico de Tai Chi.


Hace un par de años que hago tai chi, un arte marcial chino practicado por millones de personas para mejorar la calidad de vida tanto física como mental.
Particularmente, me ha venido bastante bien para las articulaciones y durante el tiempo que estoy allí intento mejorar la concentración en los movimientos que hago, que también viene bien para la memoria.
Hace poco he iniciado los movimientos con el abanico y qué mejor que llevarlo protegido en una funda hecha por mí misma.



Con una telita apropiada en tonos verdes y dorados (más japonesa que china, es verdad...) y siguiendo los tutoriales de Rocío y de Ana Leal, he conseguido esta monada de funda.



Le puse una tira dorada para tapar una costura, y un botón con forma de abanico para decorar. Creo que la funda está un poco ancha, pero más vale que sobre a que falte...